Incertidumbre

Así como solo se necesita una pequeña chispa de luz para llenar un cuarto de algo que no sea oscuridad, solo se necesita una pizca de curiosidad para llenar un momento de algo que no sea vacío, temor y frustración.

Soy un convencido de que somos lo que aún podríamos ser. Y hacer. Nuestra próxima idea, nuestro próximo emprendimiento, ya lo llevamos en los genes, ya está cocinándose ahí dentro de nuestro subconsciente aunque no tengamos la más mínima idea de cuál debería ser nuestro próximo paso.

Si nos lo preguntamos, una y otra vez, casi como un mantra, la idea aparece. Siempre.

¿Qué es lo próximo que debería hacer?
¿A dónde está la oportunidad?
¿Qué está roto?
¿Qué me gustaría cambiar?
¿Cómo me gustaría estar mañana?
¿Qué me dice la intuición?
¿A qué le tengo miedo?

El año se termina y cada uno va haciendo su balance. Algunas cosas habremos logrado, y en otras seguramente hemos fracasado. Todo es experiencia y solo resta mirar hacia adelante, tomar la lámpara de la curiosidad y seguir avanzando en dirección hacia la incertidumbre.

Porque eso es lo que hacemos los creativos. Avanzamos y exploramos. Solo así podemos ir descubriendo, vivenciando, ¡experimentando! ese camino único y personal que nos lleva a realizarnos.

¡Avanza, solo avanza!

Volver al inicio